Ansiedad generalizada

Psicólogo Madrid, Psicoterapia / 19.01.2017

La ansiedad generalizada es un estado patológico de ansiedad. Se puede manifestar en cualquier momento de la vida pero sobretodo en correspondencia de periodos críticos o frente a elecciones difíciles. Se presenta especialmente en las mujeres, niños y personas mayores.

La persona que sufre de ansiedad generalizada experimenta un constante estado de ansiedad, a menudo por pequeñas cosas y se ve caracterizado por una espera aprensiva, una anticipación pesimista y negativa de los eventos. Para que se confirme una diagnosis de «ansiedad generalizada», la característica esencial está dictada por la presencia de preocupaciones excesivas referidas a la mayor parte de las actividades que cumple la persona cada dia.

«Estamos unidos con hilos invisibles a nuestros temores. Somos el títere y el titiritero, víctimas de nuestras expectativas» G. S. Rawling

Sintomas de la ansiedad generalizada

La persona advierte una sensación permanente de amenaza temendo que la situación pueda descontrolarse de un momento con otro.

Además de una excesiva e incontrolable preocupación por cualquier cosa, la ansiedad generalizada se manifiesta también y sobretodo a través síntomas somáticos: sudoración, olas de calor, aceleración cardiaca, nausea, diarrea, boca seca, nudo en la garganta, tensiones musculares que pueden generar sensaciones de dolor en zona especificas del organismo (migrañas, dolores de estomago, dolores de espalda, tensión en los hombros, etc.).

Las personas que padecen ansiedad generalizada suelen mostrar cierta irritabilidad, nervios a flor de piel, no son capaces de relajarse y ni siquiera mantener la concentración. Las demás personas los describen como sujetos impacientes, inquietos y distraídos.

Cuando la ansiedad empieza a ser un problema

Aunque los individuos con trastorno de ansiedad generalizada no siempre reconocen que sus preocupaciones resultan excesivas, manifiestan una evidente dificultad para controlarlas y les provocan malestar subjetivo o deterioro social, laboral o de otras áreas importantes de actividad.

El denominador común que acomuna todos los problemas  de ansiedad es una falta de control sobre el ciclo de la preocupación y por lo tanto de los pensamientos que la fomentan. Son pensamientos repetitivos y angustiosos que alimentan la preocupación y que mantienen la persona constantemente en alerta.

El primer paso como remedio contra la ansiedad es tomar consciencia de todas aquellas situaciones, imágenes mentales y pensamientos ocasionales que ponen en marcha el ciclo de la preocupación y las sensaciones corporales de ansiedad que las acompañan.

Una vez reconocidos estos elementos, nuestra atención se orienta hacia aquellas conductas o actitudes que alimentan el estado de ansiedad. Intervenimos para modificar esas conductas y sustituirlas con otras que mejor se adaptan a la situación fuente de ansiedad. Lo que queremos trabajar es una mejor adaptación de la persona frente a la demanda de su entorno, tanto laboral como social y familiar.

A través de la psicoterapia, visto como remedio principal para la ansiedad, también reeducamos emocionalmente y a nivel de los pensamientos; algo imprescindible para disminuir la probabilidad de que los trastornos de ansiedad vuelvan a presentarse.


Puedes obtener más información sobre el tema llamando nuestro Gabinete de Psicología al 644 25 05 69 o escribiéndonos a través de nuestro formulario de CONTACTO

Tags: , ,

Comments are closed.

Categorías