El razonamiento perfecto

Psicólogo Madrid, Psicoterapia / 30.01.2015

Una de las trampas mentales en que suelen caer los sujetos más inteligentes o más capacitados intelectualmente, se manifiesta por la ilusión de alcanzar una verdad definitiva, un razonamiento perfecto que explique todo. A través “el poder” de un razonamiento logico racional estos sujetos creen que así pueden solucionar todos los problemas y las dificultades de la vida.

Estas personas confían, a veces ciegamente, en la capacidad de poder analizar cualquier fenomeno humano, también los que tienen que ver con las emociones, la conducta o las relaciones, porque creen que a través del intelecto con un razonamiento perfecto podrán alcanzar la explicación y por lo tanto el control de todo tipo de acontecimiento.

El espejismo del razonamiento perfecto

Este sublime autoengaño si se convierte en una forma rigida y absoluta para analizar cualquier fenomeno humano, el proceso de conocimiento de funcional se convertirá en disfuncional, en el sentido que el sujeto reducirá con el pasar del tiempo su capacidad de adaptamiento sobretodo en contextos relacionales.

La absoluta confianza en la capacidad de racionalizar fomenta una especie de religión del intelecto que provoca efectos similares a los de una fe dogmatica.

«La fe ciega en la razón atonta más de cualquier religión» Lichtenberg

Lo bueno y lo malo

A este punto, hay que señalar que en los razonamientos lógicos y en los cálculos matemáticos «todo se ajusta», pero porque el ser humano ha construido esos modelos de análisis justo para que todo se ajuste a la perfección. Es verdad que estos razonamientos lógicos han permitido desarrollar capacidades tecnológicas formidables, pero hay que dejar claro que pueden ser aplicados con éxito solo a los fenómenos lineales, caracterizados por enlaces de causa-efecto (sistemas físicos).

Ninguna explicación racional o calculo matematico puede ayudarnos cuando amamos a alguien que no nos ama, o cuando “secuestrados” por el miedo nos portamos de manera irracional y repetimos un “mantra” para propiciar el buen éxito de un acontecimiento temido (por ejemplo el miedo a volar).

Si debemos tomar una decisión sobre una cuestión practica, como un itinerario de viaje, una compra, la elaboración de un balance economico, el utilizo de una logica racional nos vendrá de gran ayuda. Al revés, si tenemos que decidir si perdonar o menos quien nos ha traicionado, o superar el miedo a volar o dejar ciertas compulsiones, tenemos que utilizar instrumentos diferentes de la logica clásica.

Utilizar la razón solo como unica herramienta para explicar lo que uno siente en relación consigo mismo y con los demás es querer deformar la realidad y de consecuencia construir realidades adversas.

(de “Psicotrampas“. G. Nardone)


Puedes obtener más información sobre el tema llamando nuestro Gabinete de Psicología al 644 25 05 69 o escribiéndonos a través de nuestro formulario de CONTACTO

Tags: , ,

Comments are closed.

Categorías