Evitar, ¿de verdad soluciona mis problemas?

Psicólogo Madrid, Psicoterapia / 30.03.2015

El comportamiento de evitación, ósea evitar lo que tememos, es el factor principal que caracteriza la conducta de una persona que tiene fobia a un objeto especifico o a una situación en general, y por tanto se siente empujada (por sus miedos) a evitar aquella amenaza. Naturalmente en pequeñas dosis no significa ser un fóbico, pero si se estructura como conducta habitual y reiterada entonces si, estamos frente a una reacción comportamental de tipo patológico.

El subdolo mecanismo de la evitación

Si por una parte evitar aquellas situaciones que consideramos arriesgadas nos hace sentir en un principio mejor, por otra parte confirma nuestra incapacidad en afrontar y superar aquellas dificultades. Si este guión de prevención se repite en el tiempo, nos conducirá inevitablemente hacia un empeoramiento del sentimiento de incapacidad personal y a un aumento de las sensaciones de temor con respeto a las situaciones que intentamos evitar.

«Llevo encima las heridas de todas las batallas que he evitado» F. Pessoa

Lo que en un primer momento nos tranquiliza, luego hace que nuestros miedos aumenten hasta constituir una verdadera patología fóbica. Evitar es una psico-trampa subdola porque si en un principio parece ayudarnos luego nos perjudica hasta dañarnos.

Evitar evitar: la paradoja de la “salvación”

La evitación es un intento de solución que mantiene una condición patológica como en los casos de personas que sufren de ataques de pánico, de miedo a la altura (acrofobia), a los lugares cerrados (claustrofobia), a permanecer solos o alejarse (agorafobia), a estar entre la gente (fobia social), miedo a las palomas, a algún tipo de insecto, a las arañas, a los escorpiones, a las serpientes, miedo a las jeringas, miedo a volar, miedo a exponer en publico, miedo a tomar una decisión, etc. El elenco de situaciones en las que una persona puede tener el impulso a evitar enfrentarse son infinitas.

«El miedo es lo que más miedo me da» M. de Montaigne

Evitar evitar parece ser la solución más apropiada, lo que no significa desafiar situaciones peligrosas arriesgándonos. Evitar evitar es estar dispuestos a confrontarnos con la realidad para luego decidir si proceder o menos. La evitación preventiva y la evitación como unica forma de respuesta son intentos de solución que alimentan nuestros miedos en vez de reducirlos.

Además, evitando evitar podemos descubrir tener más recursos de lo previsto. Se trata de un proceso inverso a la evitación que nos lleva a aumentar la confianza en nosotros mismos y en nuestras capacidades.

(de “Psicotrampas“. G. Nardone)


Puedes obtener más información sobre el tema llamando nuestro Gabinete de Psicología al 644 25 05 69 o escribiéndonos a través de nuestro formulario de CONTACTO

Tags: , ,

Comments are closed.

Categorías