Las expectativas engañan

Psicólogo Madrid, Psicoterapia / 18.12.2014

Con las expectativas muy a menudo se observa la tendencia en nosotros de atribuir a los demás nuestras percepciones y convicciones esperándonos una reacción y actuación similar a la nuestra, pero sin tener en cuenta que cada individuo dispone de características propias originales e irrepetibles. Así, frente al comportamiento diferente de los otros, alguien que además nos da mucha confianza, entramos profundamente en crisis.

Lo negativo de las expectativas

Lamentablemente, esta trampa se extiende a casi todos los ámbitos de nuestra vida, y suele occasionar derrotas y decepciones amargas hasta generar formas de depresión o reacciones de rabbia y agresividad fuera de control.

Podemos sentirnos víctimas de nuestra expectativas erróneas no solo respecto a los demás o a como va el mundo, sino también, como suele ocurrir, con respeto a nosotros mismos. Es suficiente pensar a cuantas veces nos decimos lo que seria justo hacer y luego, espontáneamente, hacemos otra cosa. O cuando estamos bajo cierta presión emotiva y optamos por algo menos oneroso y estresante respeto a lo que seria justo hacer.

Nuestra perspectiva nos limita

Desde un análisis cognitivo, la pisco-trampa de las expectativas se funda en la escasa capacidad por parte de la persona de asumir diferentes puntos de vista en la evaluación de la realidad: nos aferramos rigidamente a convicciones y creencias que nos tranquilizan cuando en realidad no se trata solo de elecciones conscientes. La mayoría de las veces la posición asumida por el otro se funda en percepciones y sensaciones mediadas más bien por las emociones del momento asociadas a experiencias del pasado que por la razón.

Un hábito muy saludable 

Para salir de la psico-trampa de las expectativas es necesaria una actitud mental que prevenga su constitución. Es beneficioso observar la realidad también a través de la mirada de los demás evitando obstinarse como si nuestra perspectiva fuera la unica y mejor. El ponerse desde el punto de vista de nuestro interlocutor del momento tendría que convertirse en un ejercicio constante, porque nuestra mente tiene la costumbre de emplear esquemas rígidos y autoengaños.


Puedes pedir más información sobre el tema llamando nuestro Gabinete de Psicología al 644 25 05 69 o escribiéndonos a través de nuestro formulario de CONTACTO

Tags: , ,

Comments are closed.

Categorías