Ritos de despedida

Psicólogo Madrid, Psicoterapia / 11.02.2016

Los ritos de despedida o ritos de muerte son tareas de corte directo para fomentar un sano proceso de duelo. La tendencia a evitar a cualquier precio la sensación de dolor es innata y humana y la creencia de que el discurrir del tiempo, por si solo, baste para curar puede ser en ciertas circunstancias ilusorio.

Por desgracia, “se cura de un sufrimiento sólo a condición de experimentarlo plenamente” (M. Proust) y el dolor evitado se mantiene y se incrementa con el tiempo. Para procesar un luto se necesita dar espacio a la expresión del dolor (ritos de muerte), meterse dentro y pasar a través de él.

Una de las tentativas más frecuentes de las personas “para no sufrir demasiado” es intentar alejarse de los recuerdos que le ligan a quienes han perdido. Esto vale tanto para la perdida ligada a la muerte efectiva, como para el luto por un abandono amoroso.

¿Por qué los ritos de muerte?

Tanto las muertes inesperadas o sorpresivas como aquellas que son el corolario de un largo proceso de enfermedad, pueden dejar su rastro en las personas afectivamente cercanas. Rastro que se evidencia a través de las dificultades para elaborar el duelo y la aceptación de la perdida.

Por lo general, ¿quién no se resiste a perder a alguien que ama o quiere mucho? Es esta misma resistencia la que impide lograr decirle adiós al ser querido y, de alguna manera, mantenerlo “vivo”.

Los ritos de muerte nos ayudan en estos momentos de sufrimiento emocional y fisico. A través de su utilizo afrontamos el dolor para aceptarlo y superarlo.

«Nada fija una cosa con tanta intensidad en la memoria como el deseo de olvidarla» M. de Montaigne

¿Qué habría que hacer?

En los ritos de muerte, una de las prescripciones que suele ser efectiva es la redacción de las cartas del adiós a la persona fallecida. En ellas, la persona tiene la libertad de escribir todas aquellas cosas que le quedaron pendiente por decirle y la irrupción de la muerte impidió que sucediera. Desde los detalles más recientes de la relación hasta los más remotos: el anecdotario personal, recuerdos, sentimientos, broncas y alegrías, etc.

En psicoterapia se estimula a la persona a que logre escribir esas situaciones intimas que no se atrevió a comentarle a la persona desaparecida, ya sea por culpa, censura, represión, etc. También aquellas sensaciones o afectos que no se atrevió a manifestar, tal vez por vergüenza, inhibición, creencia que no iba a ser comprendido, etc.

Este vaciamiento debe ser realizado en la más completa soledad y compenetración interior.

A veces, el terapeuta puede prescribir a la persona que se dirija al cementerio o a cualquier lugar simbólico donde sienta que puede despedirse, y utilice las cartas para decirle adiós a la persona querida, para dejarla descansar en paz.

Otras veces, las cartas pueden ser leídas en la sesión mediante el ejercicio de la silla vacía. En este caso, sentaremos en la silla al ser querido del que cuesta despedirse.

Otra de las formas en los ritos de muerte puede ser utilizar un rio, un lago, un mar, de manera simbólica, en donde será arrojado el sobre con la o las cartas de despedida luego de ser leídas. O también, podrían quemarse, como ritual de cierre.


Puedes pedir más información sobre el tema llamando nuestro Gabinete de Psicología al 644 25 05 69 o escribiéndonos a través de nuestro formulario de CONTACTO

Tags: , ,

Comments are closed.

Categorías