“No vemos las cosas como son. Vemos las cosas como nosotros somos.” Confucio

Mindfulness

El Mindfulness tiene su origen en la meditación Vipassana, que no es más que “ver la vida como realmente es” y no como nos gustaría que fuera. Algo que a priori parece muy sencillo, pero que hoy día nos resulta casi imposible.

Son muchos los síntomas derivados de la desconexión de nuestro cuerpo. Vivimos en una época en la que los procesos de la vida son cada vez más rápidos. El exceso de información unido a la auto exigencia nos hace cada vez más ansiosos. Más es la palabra que mejor describe nuestro día a día: más ansiedad, más carreras, más estrés, más desconexión … Todo esto genera disturbios: vicios, compulsiones, agresividad, miedos, falta de concentración y dificultad para crear vínculos sanos con los demás. Y así aparecen el estrés, la ansiedad y la depresión, con todos sus síntomas de malestar.

Estamos todo el día haciendo, aunque estemos parados, y gracias al Mindfulness, podemos aprender simplemente a parar y respirar. Aprendiendo a vivir la vida y no a sobrevivir en ella, a aceptar en lugar de frustrarnos, a convivir con lo que nos sucede en lugar de luchar con ello.

“La meditación no sirve para controlar tus pensamientos, sino para que ellos no te controlen a ti.”

“Poseer una capacidad de atención firme es, sin ninguna duda, una gran ventaja. Quienes la tienen pueden trabajar más rápidamente y con un menor desgaste nervioso. Me inclino a pensar que quienes no la tienen de manera natural pueden, por medio de ejercicios y disciplina, alcanzar buenos niveles” William James

¿A quién va dirigido?

A personas que quieran iniciarse en la práctica de Atención plena o Mindfulness y comenzar a beneficiarse de sus efectos, incrementando sus estados de calma y bienestar, tanto físicos como mentales y/o emocionales.

A cualquier persona que sufra tensión, estrés y/o ansiedad debido a diferentes estresores como pueden ser; de tipo laboral: miedo a perder el puesto de trabajo, enfrentarse a un despido o cambio, diferencias en la relación con un superior, compañero o equipo, gestionar decisiones difíciles, presión por los resultados y/u objetivos, responsabilidades de cargo … o de tipo personal: ruptura de pareja, duelos o pérdidas, problemas en la educación de los hijos…

Es un excelente complemento para personas en un proceso terapéutico.

Beneficios

 

Una mayor capacidad de concentración y atención

Reducir el estrés y la ansiedad

Reducir la reactividad emocional, aprendiendo a gestionar las emociones y estados mentales

Reducir los estados mentales rumiativos, ese pensamiento repetitivo e improductivo que da vueltas a una misma idea sin llegar a ninguna conclusión o solución

Aumento de la conexión y consciencia corporal

Aumentar el funcionamiento del sistema inmunológico

Reducir el malestar físico y psicológico, aprendiendo a relacionarnos con nosotros mismos y nuestras experiencias desde una actitud mas amable y no tan autocrítica

Aumentar la capacidad de disfrutar de los aspectos agradables de la vida

ATENCIÓN: Si el interesado/a a este tipo de práctica se nota muy afectado con conflictos internos, es aconsejable que haga psicoterapia durante algún tiempo. La Terapia puede ser compaginada con la práctica de Mindfulness.

Curso MBSR

Taller intensivo

Mindfulness en produndidad